V7 RACER

PRECIO CON BONO:

$7.990.000

I.V.A. Incluido.
Precios válidos desde el 1 al 31 de Mayo.

EDICIÓN LIMITADA

V7 RACER

Realizada en edición numerada como revela la chapa situada en la placa superior de dirección, la V7 II Racer confirma por equipamiento y dotaciones, lo que ya estaba presente en la anterior versión, cuando se introdujo el color negro en los flancos, los retrovisores, la abrazadera de soporte de los silenciadores y la protección de las estriberas contrastando con el superbrillante depósito cromado de 22 litros. Continúa apareciendo en las placas de la cúpula y colín el número “7” (que, en Moto Guzzi, era el del campeón del mundo 250 Enrico Lorenzetti), en color cromado.
También repite el asiento monoplaza (pero es posible pedir el asiento de dos plazas y las estriberas del pasajero) revestido de alcántara y escay del mismo color que la correa de cuero personalizada con el logotipo Moto Guzzi que campea en la parte trasera superior del depósito.
Y el espectacular chasis rojo inspirado en la primera serie de V7 Sport realizado en acero Cr-Mo, fruto de un espectacular tratamiento de recubrimiento que se extiende también a bujes, rueda y basculante, lo que resalta la pureza arquitectónica del chasis. También son rojas las palabras Moto Guzzi que ahora se ven en las ruedas, igual que en la última California Custom.

Y de estilo específico Moto Guzzi es también el colín y la cúpula cuya forma evoca, con el pequeño plexiglás que cubre la tabla portanúmero, el legendario frontal de Gambalunga, superdeportivo y combinado con el estilo de diseño del guardabarros delantero. Y én en el puente de mando, la novedad es el nuevo diseño, más ergonómico, de las palancas de freno y embrague, mientras que en el trasero destaca el grupo óptico de color negro, como en todas las V7 II.
Entre los elementos más distintivos de esta edición especial destaca el amplio uso del aluminio anodizado negro mate y perforado, una elaboración artesana de alta factura de ejecución que caracteriza los flancos laterales, las protecciones de los cuerpos de mariposa y las abrazaderas de soporte de los silenciadores.
Entre los elementos destacables no faltan las estriberas retrasadas regulables macizas, el perno de dirección más ligero y la protección de la placa de dirección realizada con doble anillo cromado, tan logrado que parece una decorativa joya.
Especialmente satisfactorio, y no solo desde el punto de vista estético sino también por el rendimiento dinámico, son los amortiguadores Bitubo WMY01 dotados de regulación de la precarga muelle, en extensión y compresión, gracias a un resorte con doce “clics”. Una moto para conducir solos, con mono negro, casco semi jet y guantes de piel con palma de tachuelas.

SEGUNDO ACTO DE UNA OPERA PRIMA

Nunca es fácil mejorar una Moto Guzzi. Se necesita coraje, pasión y experiencia para mantener la fé con las expectativas y reputación de una marca legendaria, universalmente querida en el mundo de la motocicleta.
La renovación de la “pequeña” V7 es una clara evolución del modelo anterior, la cual merece un nuevo nombre: V7 II. La adición de números con símbolos “romanos” identifican históricamente los modelos más exitosos y longevos en Mandello del Lario, como la V50, Le Mans, 1000 SP, California y ahora también la V7, en sus conocidas y populares versiones: Stone, Special, y Racer.

V7 RACER

COMPLETAMENTE NUEVA, INFINITAS VERSIONES

V7 RACER

La segunda generación de la Moto Guzzi V7 mantiene intacta la personalidad estilística del modelo anterior: un diseño que establece un diálogo entre las formas de las Moto Guzzi del pasado combinadas con las exigencias de una moto actual que satisfaga a la franja más amplia posible de apasionados por las motos.

Al mismo tiempo, la Moto Guzzi V7 II es una moto completamente nueva desde el punto de vista de la tecnología, motor, ergonomía, seguridad, calidad de construcción y acabado, así como el placer de su conducción.
Al mismo tiempo, Moto Guzzi V7 II es una moto completamente nueva desde el punto de vista de la técnica, la motorización, la ergonomía, la seguridad, la calidad de construcción y acabados y el placer de conducción.
Ha sido muy importante el estudio y desarrollo de muchos detalles con el fin de permitir personalizar una V7 a un nivel verdaderamente “especial” en las más diversas interpretaciones, desde la “Dark Rider” a la “Scrambler”, de la “Legend” al “Dapper”. De este modo la gama V7 II se multiplica respecto a las tres versiones en catálogo, permitiendo que los amantes de las Guzzi creen un vehículo absolutamente único, original y “a medida” y, al mismo tiempo, perfectamente compatible con la versión base. Una nueva estrategia Moto Guzzi que confirma a la V7 como una extraordinaria plataforma para la creación de motos “Special”, gracias también al entusiasmo con el que los mejores customizadores afrontan la transformación de los modelos Moto Guzzi en piezas únicas de portada.

UNA MARCHA ADICIONAL

V7 RACERMoto Guzzi V7 II nace del trabajo radical y enérgico efectuado en el motor y la ciclística, donde se ha hecho todo lo posible por aumentar el nivel de seguridad, la ergonomía, el confort, en resumidas cuentas, el placer de conducir. No es una expresión más, la V7 II es de verdad superior. La caja de cambio diseñada de nuevo por completo, junto con la renovación del propulsor, iniciada en 2012 con la parte térmica, la gestión electrónica y la alimentación del motor, que ha proseguido este año con un nuevo generador y la introducción de la lubricación forzada con bomba de aceite.

El incremento a seis marchas ha permitido acercar las primeras y las dos últimas relaciones de cambio, disminuyendo la bajada de revoluciones entre una relación de cambio y otra. Esto, en la conducción de cada día, significa una mayor brillantez, incluso en el uso en pareja, y consumos aún más reducidos.
Se ha modificado también la relación de cambio de la primaria, que pasa de 16/21 a 18/23. Junto con el cambio también se ha mejorado el embrague, con modificaciones en la palanca, tensores y cable para obtener una acción más suave y un desembrague más homogéneo.

SEGURIDAD INTEGRAL

V7 RACERMoto Guzzi siempre ha sido muy competente también en todo lo relativo a la seguridad.
La V750 S del 1973 fue una y las primeras del mundo en estar dotada de doble freno de disco delantero, seguida de la S3, dotada de disco también en el trasero. En 1975 la Moto Guzzi 850 T3 introdujo el frenado combinado, llamado “integral” que se utilizó hasta 2011 en la California 90 Aniversario. La finalidad del dispositivo era reducir los espacios de parada y la estabilidad dinámica del frenado, en la práctica era el precursor de un sistema ABS. Actualmente Moto Guzzi sigue desarrollando soluciones para aumentar la seguridad activa del motociclista y en la V7 II introduce el dispositivo ABS y el MGCT (Moto Guzzi Control Tracción).
El primero es una unidad Continental de doble canal, mientras que el segundo es un sistema heredado de la California 1400, simplificado en sus funciones, que se adapta a la velocidad del vehículo entrando en acción según la diferencia de velocidad entre la rueda delantera y la trasera.
El sistema permite, además, regular el calibrado de la huella de los neumáticos, compensando el desgaste o el empleo de unidades dotadas de un perfil diferente del primer equipamiento.

NUEVAS MEDIDAS

V7 RACERAl mirar la V7 II por primera vez, los ojos expertos de un apasionado Moto Guzzi podrían intuir ya una primera diferencia importante: la moto se ve más larga y cargada hacia el eje delantero.
Parece una impresión óptica, pero es algo más: el motor se ha inclinado 4° hacia el eje delantero, rebajado 10 mm respecto al modelo anterior. Un indicio que vale como prueba: se han ganado tres centímetros de espacio para las rodillas, y que además permiten, gracias a las nuevas estriberas, rebajadas 25 mm, albergar cómodamente también a los que tengan una estatura superior a la media.
Y aparte de la comodidad, la Moto Guzzi V7 II es otra moto a la hora de conducirla.

GALERÍA

Videos

Subir Home Bajar
Menú

Gildemeister Motos